El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith en Massachusetts

El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith en Massachusetts

Empezó como una pequeña propiedad en el campus de la Universidad de Springfield, pero ahora El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith cuenta con una sede de 40,000 metros cuadrados y más de 400 inducidos entre los que se incluyen jugadores, entrenadores y múltiples colaboradores.

Con múltiples exhibiciones que explican al público interesado la historia del baloncesto y la gente que lo hizo posible, este es uno de los patrimonios culturales de Massachusetts y a continuación podrás saber mucho más sobre él.

Historia dEl Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith

Fundado sin intenciones de lucro en 1959 en la ciudad de Springfield y adoptando su nombre en honor de James Naismith, quien fue quien invento el baloncesto o básquetbol, El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith no abrió sus puertas al público hasta 1968, cuando se terminó su construcción.

Financiado en un inicio por la Universidad de Massachusetts, no fue ajeno a lo largo de su historia a los problemas económicos y las crisis de personal. En 1985 se trasladó de la Universidad hasta una sede al lado del río Connecticut, donde operó hasta el 2002, cuándo se trasladó nuevamente al 1000 Hall of Fame Avenue, donde se halla en la actualidad.

Poco a poco, y con la ayuda de su actual CEO John Doleva, ha logrado librarse de las presiones monetarias e ir consiguiendo múltiples patrocinadores, entre los que se incluyen el banco de Florence, la oficina de seguros de América,  el club de golf Orchard, entre otros.

Entre los homenajeados dEl Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith se encuentran: George Gervin 1996, Magic Johnson en 2002, Michael Jordan en 2009, Karl Malone en 2010, Dennis Rodman en 2011, Alonzo Mourning en 2014, Jo Jo White en 2015, Yao Ming en 2016, etc.

Actividades e intereses dEl Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith.

Gracias a la enorme mejoría económica de su nueva administración, El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith ha aumentado sus ingresos y su posicionamiento en el mundo del baloncesto, permitiéndole perseguir mucho más que solo la premiación a lo mejor del baloncesto y la preservación de su corta historia.

Más allá de la simple exhibición, El Salón de la Fama de Baloncesto Memorial de Naismith ha creado también su propia marca filantrópica, Hoophall Assists, para estrechar los lazos con su comunidad y usar sus espacios para la recaudación de fondos, las actividades recreativas, las donaciones, entre otras causas benéficas.

Actualmente ofrecen colegiaturas a los cursantes de las escuelas medias y de cursos avanzados, en búsqueda de las futuras estrellas del baloncesto nacional e internacional.

A través de estos esfuerzos buscan demostrar que el deporte es más que ocio o competición: es una forma de acercar a las personas, de mejorar y ayudar a las comunidades a través del trabajo duro, la dedicación y el esfuerzo de todos.