Museo de comida asquerosa en Malmo, Suecia

Museo de comida asquerosa en Malmo, Suecia

Suecia y la ciudad de Malmo dieron la bienvenida este 2019 al  Museo de comida asquerosa, lugar en el que sus visitantes tendrán  de cerca extraños y asquerosos platillos como grillos salteados con sangre y hasta el pene de un toro.

Los creadores del lugar decidieron brindar a sus clientes algo fuera de lo normal, una experiencia inolvidable y diferente a las que otros museos puedan brindarles, en este caso, la peor versión de la comida, que hasta los momentos, se han convertido en el boom de Suecia.

Una experiencia inolvidable

Pese a que la buena y balanceada alimentación es indispensable para el ser humano, los creadores del Museo de comida asquerosa en Malmo quisieron marcar la diferencia y mostrar el lado delicioso acompañado de los ingredientes más desagradables.

Si bien es cierto, actualmente en Malmo la competencia gastronómica es ardua, sin embargo, el objetivo principal de este lugar es entretener y lograr que los turistas quedan encantados con su visita al lugar.

Las múltiples exposiciones que se encuentran en el lugar fueron creadas por Andreas Ahrens, quien mantiene como uno de los objetivos dejar que los distintos visitantes exploren y conozcan un poco más de la alimentación y lo que puede causar en el organismo de cada persona.

Los turistas y visitantes que acuden a la locación culinaria, se toman de dos a tres horas en el recorrido por las distintas exposiciones en las que se podrán encontrar con platillos hechos con ojos de cabra, cabeza de sapo, langostas, caracoles y un sinfín de ingredientes que nunca pasaron por su mente.

Aunado a esto, el Museo de comida asquerosa cuenta con 80 platos expuestos de los cuales los visitantes tendrán la oportunidad de probarlos y experimentar un sabor distinto, aunque muchas de las presentaciones hacen que algunos se nieguen rotundamente a ingerirlos.

¿Qué encontraremos en el museo?

De acuerdo a las diversas opiniones que se han obtenido  del museo y las visitas que a diario recibe, algunos turistas han asumido como un reto personal probar el conocido “platillo de la casa” hecho con el pene de un toro.

Sin embargo, dejan pasar la oportunidad de deleitar la sopa de murciélago, un estofado hecho con la cabeza de una cabra y para los amantes de bebidas alcohólicas, el alcohol a base de ratón.

Otra de las degustaciones que llama y se roba la atención gracias a su impecable pero asquerosa presentación ha sido el queso de Cerdeña el cual contiene numerosas larvas (gusanos) vivos como relleno y en sus alrededores el cual es acompañado también de los huevos de gallina cocidos con un toque de embriones más desarrollados y tarántulas fritas de Camboya.

Es importante resaltar que este museo cuenta con una pequeña presentación de comida real como pescado frito, carne en salsa, huevos sancochados, también algunas frutas como manzanas, mangos, fresas, entre otros, que está ubicado al final del recorrido, sin embargo, la mayoría de los visitantes luego de vivir la experiencia prefieren dejarlo para una próxima oportunidad.

¡No te lo pierdas!

Por otra parte, se conoció que el tiempo de duración de este museo es aproximadamente de tres meses, sin embargo, al llegar a un acuerdo con Departamento de Antropología de la Universidad de Lund, al cumplir con los acuerdos pautados, el museo realizará una gira de exhibiciones  por países como Alemania, Japón, China y Estados Unidos.